jueves, 28 de enero de 2010

Maestro y aprendiz

En medio del río
no parece haber otra cosa
mas que el fluir del agua.
Sin embargo
el árbol de la tarde
parece inamovible.
Está quieto
en medio del fluir,
quizá para enseñar
quizá para aprender.

2 comentarios:

Noesperesnada dijo...

La quietud es -a veces- espera y otras contemplación y la vida fluye...

vuelo de hada... dijo...

Interesante manera de escribir.
Gracias por visitar mi rinconcito me gusta la poesía aunque soy solo una aficionada, escribo cuando tengo algo de tiempo para no perder la costumbre, pero me gusta aprender y si me lo permites por aqui me quedo.
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...