martes, 9 de febrero de 2010

Siempre estamos a tiempo

No puedes volver.
Y el ángel estalla
contra el cristal de la ventana.
¿Qué ocurre cuando en el tiempo
se sigue una línea de hormigas?
Ocurre que nada puede volver.
Ni un inciso.

Solo la memoria.

Esa es la causa de la venganza
y el agradecimiento.
No se puede volver.
En el tiempo ni una brizna.
Ni tan siquiera
para rectificar.
Por eso
tan solo en el presente
y en el futuro
podemos cambiar el pasado.

4 comentarios:

vuelo de hada... dijo...

Que interesante entrada/reflexión y es cierto siempre estamos a tiempo para enmendar errores y buscar el camino correcto.
No podemos echarle la culpa a la vida por todo, pues nosotros somos quienes trazamos el camino.
Un abrazo

Isabel Martínez dijo...

Me he puesto muy triste con estas palabras, porque sé su significado, su tributo, su memoria erguida.
Un grandísimo y emocionado abrazo.

Anacanta dijo...

Cuando lo mas hermoso
entendido como aquello
que merece ser amado
cae al otro lado del cristal
la tristeza es necesaria.
Pero el hoy
y el día que lo sigue
son el pasado
de pasado mañana.
Siempre estamos a tiempo
de rescatar lo perdido
si sabemos encontrarlo
en otro lugar, transmutado.
Creo que eso se llama esperanza.

Conciencia Personal dijo...

Intenso ese juego de palabras: memoria, tiempo, presente, futuro, pasado.

Un abrazo, Monique.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...