jueves, 4 de febrero de 2010

Velero de la mariposa marítima


Hendía la lluvia
la llanura azul de su fruta.
Árbol inclinado hacia las olas,
al saludo matinal
del horizonte recién iluminado.

No puedes volver.
El llanto acentúa sus crines lacerantes,
la quemazón del viento estéril
porque no ha encontrado nada en el bies de tu derrota.

El olvido en cambio alarga la distancia,
te busca en el lugar de dónde nacen
la fuente y el cáliz de tu altura.

Quién te iba a decir
que serías espejo de verdades o mariposa de anhelo.
Tú que nunca creíste en los milagros.

2 comentarios:

Isabel Martínez dijo...

Un poema muy hermoso, con versos que se quedan en el alma y la inundan de belleza: "la quemazón del viento estéril / porque no ha encontrado nada en el bies de tu derrota", "El olvido en cambio alarga la distancia".
Vendré a menudo por aquí, con tu permiso.

Anacanta dijo...

Bienvenida Isabel.
Gracias por tus palabras.
Navega a tus anchas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...