jueves, 18 de febrero de 2010

Velero del encuentro

No se si tu voz es un pájaro
o la visita de un ángel perdido.

Arde mi corazón en el crisol de tu abrazo
mientras en tu piel juegan mis dedos como niños.

Esperaba esto como la primavera de los barcos,
náufrago de tu sombra vi los mástiles florecidos,

como azote de ansia, sentí que llegaban tus labios
yo los recibí con brotes tiernos de cariño.

Abandoné todos mis credos, ya cansado,
para gozar la herejía de mi delirio.

¡Arde corazón! como corcel alado
en busca de tu sol amigo,

debes conocer el amor, antes que caigan los párpados
en leve bandada de pétalos antiguos.

3 comentarios:

Isabel Martínez dijo...

Bendito amor que se alzó y dejó en los cuerpos estelas de belleza.
Bendito amor que hoy saca al mar de las palabras la celebración de su dicha.
Bendito amor que ordena veleros de recuerdos.

A veces, sabes que no puedo comentar, que me alcanzas mucho y hondo, que comparto contigo y callo. Pero hoy que estoy más suelta con tus hermosos recuerdos, te diré que tu poesía es pura. No usaré adjetivos. Pura, límpia, verdadera.

Un abrazo y gracias.

Camino a Gaia dijo...

Benditas palabras que dan al amor
la tempestad y el puerto seguro,
las gaviotas y la brisa efímera,
y flotando como besos de madera
conceden la dignidad y el canto
que sobrevive a los naufragios.

Gracias y un abrazo.

vuelo de hada... dijo...

Preciosiddde versos, pero es asi, el amor es el gran inspirador no ha mas que decir.
Un abrazo feliz fin de semana

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...