jueves, 8 de abril de 2010

Anacanta



La poesía es un arma cargada de futuro. Para eso nació este blog. Merece la pena comprobar la verdad de unas palabras tan hermosas. Es posible que resulten no ser ciertas, que al final la poesía sea estiércol inútil y el tiempo nos empuje a repetir el dolor de un pasado que no supimos honrar. Para eso nació este blog, para la memoria. Porque puede que la poesía en sí misma, no resulte suficiente para evitar que triunfen las mismas mentiras o para afrontar una justicia donde la impunidad es mayor, cuanto mayores son los crímenes. Porque hoy siguen condenados al olvido, aquellos que buscaron la libertad y la dignidad de las que hoy podamos disfrutar, y que estamos abocados a perder si no reconocemos y honramos su origen.
Por eso hoy, he elegido la prosa, para evitar las metáforas que pudieran resultar cobardes y los eufemismos que colman la vergüenza.

No sé que pensaría Ana Lirola de todo esto. A veces hablo con ella en alguno de mis desvaríos, buscando quizás una locura que nunca llega, o que se me escapa en la escasa inspiración para un poema. Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.
He de reconocer sin embargo, que no todo es vergüenza en la justicia, de vez en cuando uno conoce personas valientes y ejemplares. Darío Fernandez se hizo cargo de la acusación particular del Caso Almería. No todos los abogados están dispuestos a comprometer su seguridad y la de los suyos, para ejercer en la defensa de víctimas de los desmanes de la Guardia Civil. Tuvo que ocultarse en una cueva durante un tiempo. Cuando la familia de Ana Lirola recurrió a él, ante la inoperancia de la guardia Guardia Civil y la desidia de los juzgados, ya se habían destruido buena parte de las pruebas. De nada sirvieron sus denuncias sobre la ocultación de pruebas y la exculpación de sospechosos por parte de la Guardia Civil. La impunidad se enseñoreó en todo su esplendor.
Hoy, al cabo de los años, los jueces que buscan la verdad, los que se atreven a dignificar la justicia, son juzgados por intentar investigar los crímenes del fascismo. Hoy se persigue a Baltasar Garzón, al único juez que ha intentado dar respuesta a víctimas de desaparición forzada y sus familias.
Ana Lirola fue violada y asesinada, no sé si antes o después de la dictadura. Lamento decir que para mí, los límites siempre me han parecido difusos. Llegar al gobierno democráticamente, es algo muy diferente a detentar el poder. Fue algo que experimentó el pueblo español en la Segunda República. Es algo que las democracias nunca deberían apartar de su memoria.

9 comentarios:

Ramon.Eastriver dijo...

Fuerte lo de Ana Lirola, muy fuerte. Es bueno saber que somos muchos quienes estamos unidos frente a esta locura externa, la de que los fascistas nos llamen fascitas a nosotros. (En el gato negro de Intereconomía ayer noche Alejo Vidal Quadras se desgañitaba ayer diciendo que algunas personas se manifestasen por una sentencia era un golpe de Estado. Tal cual. Y se quedó tan ancho. Cuidado: son peligrosos. Ponen un espejo, se miran y luego nos llaman a nosotros lo que han visto en el espejo.)

Felipe dijo...

Somos más que ellos y por eso debemos defender nuestra memoria y la memoria de los que aún permanecen insepultoos y en descampados

¡VERDAD,JUSTICIA y REPARACIÓN!

Anacanta dijo...

RAMON
Viví muchos años en Almería. Allí conocí a Ana Lirola. No he podido olvidarla. Tampoco he querido. No hay necesidad. El dolor es mejor que la indolencia, sobre todo si él reside lo que has amado.

Dios premia a los buenos y castiga a los malos. Con este argumento se culpaba a las víctimas. Ocurre cuando el juez y el criminal comparten la misma querencia.

Anacanta dijo...

FELIPE
Podemos vivir sin odio. Pero no podemos vivir sin memoria.
Pero los fascistas siempre ha temido a la verdad, porque a pesar de su afán de poder, la verdad los deja en la miseria.

AROBOS dijo...

Expresas una reflexión que comparto totalmente. No obstante, hay que mantener la esperanza de que triunfe la justicia de los que la imparten sin sectarismos y de que la frase "la poesía es un arma cargada de futuro" sea cierta.

Anacanta dijo...

Hola AROBOS.
Estoy contigo en que hay que mantener la esperanza, pero apoyada en la acción personal y social. Esperar sin hacer nada es dejar el resultado en la acción de otros. Alguien dijo que, para que el mal avance, es suficiente con que las personas buenas no hagan nada.

Daniel dijo...

Desconozco el caso de Ana Lirola; me remito a defender quizás una postura general,la que habla los derechos a la libertad de vivir en los cánones naturales, lejos de toda malformación de esos derechos. Como hombres hemos padecido demasiadas vejaciones por otros hombres que descubrieron que la violencia les provee fuerzas a sus debilidades.
Con respecto al poder de las letras; considero que es muy alto, solamente que no sirven cuando se escribe en una pared y se sale corriendo como un delincuente más; hay que quedarse a sostener la pared, ella es nuestra prueba de vida. Muchos, demasiados, salimos corriendo.
Me gustan tus expresiones, las mías solamente salen de la pasión, espero no haber dicho demasiadas sandeces.

Un beso.

Anacanta dijo...

Hola DANIEL
Gracias por tu comentario. Estoy contigo. Hay que quedarse a sostener la pared, responder ante lo escrito, añadir la valentía.
Es entonces cuando surge la razón de la existencia de toda palabra, el significado.

santiago dijo...

debemos vivir sin odio, pero no debmos olvidar.
Un olacer leerte y saludarte

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...