lunes, 16 de agosto de 2010

Imagine

Imagina que buscas la verdad
... y un día la encuentras.

Imagina que amas a tus padres.
Imagina que siempre has odiado
a los que ganaron unas elecciones
y perdieron una guerra.

Imagina que en verdad
siempre has odiado a tus padres
y amado a sus asesinos.

Imagina que tu país fue rico en verdades
pero solo quedó una
... y era mentira.

Imagina que el silencio gana
por la fuerza de la costumbre.
Imagina que descubres
que Guernica no es un cuadro.

Imagina que Dios gobierna tu país
y vives en su cielo
durante cuarenta años.
Imagina que cada mañana te levantas
con la obligación de aleluyas y lisonjas,
entre delaciones y sospechas.
Imagina que el cielo es una casa
con vistas al infierno,
ventanas que empujan al suicidio
y balcones que dan a huesos rotos.

Imagina que Dios gobierna tu país
y solo puedes elegir
entre dos infiernos.

6 comentarios:

Felipe dijo...

Cae la tarde
cual soplo elástico de la inercia.

Amanece
y sobre las espaldas un fardo
de esperanza que miente
como esos rayos hirientes
que se abandonan sobre la frente.

Llueve
y el llanto no se purifica
porque el invierno se asusta y se esconde.

Anochece
y la vida transcurre en un sólo recuerdo que ahoga,oprime y no restaura.

Dios,dicen,duerme
y hay muertos que ya no lo esperan
y hay vivos que no saben quien es

Sobre el tapete de la mesa camilla
se recrea una foto antigua e inmaculada.

Nadie viene.Es de noche y la lluvia y los rayos de sol
no nos traen noticias
de ausencia porque dios sigue durmiendo

___________________

Saludos

Anacanta dijo...

Dios ha perdido
la chispa del holocausto
y su pasión por la inocencia.

Cómo decir que ahora llega borracho
y en los niños solo alcanza a ver
el camino a su entrepierna.

Amanece, Felipe,
y en la espalda cargamos
un fardo de esperanza que miente.

Duerme Dios, dejémoslo,
Mejor que no despierte.

Isabel Martínez Barquero dijo...

No imagino. Lo he vivido y lo vivo con sus múltiples paradojas y revueltas.
Es difícil saciar la sed donde no mana el agua y fácil apropiarse del nombre de Dios cuando no se tienen escrúpulos.

GINEBRA dijo...

no es muy difícil imaginar ese país,sólo hay que retroceder algunos años cuando se ganaron unas elecciones, como dices, y perdimos una guerra y Dios estaba presente hasta en la sopa.
Tiempos duros y difíciles para muchos que dejaron una enorme huella y algún que otro nostálgico recalcitrante.
Besos

Anacanta dijo...

Isabel Martinez Barquero: Es triste que en nombre de Dios se hagan atrocidades, que para enseñarnos que si nos abofetean en una mejilla pongamos la otra, hubiera que asesinar a tantos maestros.

Anacanta dijo...

GINEBRA: el problema para muchos españoles no es imaginarlo, sino poder dejarlo atrás para siempre.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...