sábado, 12 de febrero de 2011

Velero de la presencia

Mientras yo levante la copa
de sus ojos a escanciar la mañana
y rebeldes los reflejos
canten la danza iridiscente,

mientras llueva en la noche
otorgando cercanía sin mención
y no se duerma el mar
hasta que ella acune sus albatros,

mientras aún me contenga
esta cárcel donde vivo libre
y en los jardines del agua
gire la sed sus huracanes,

mientras viva yo
ella no muera
ni descansen
las rosas en el mundo.

5 comentarios:

J. G. dijo...

genialidad textual

Isabel Martínez Barquero dijo...

Mientras vivimos, llevamos con nosotros a todos los que hemos amado, aun cuando la muerte nos los haya arrebatado.
Hermoso, como siempre.

GINEBRA dijo...

Hay en tus últimos versos:
"mientras viva yo
ella no muera
ni descansen
las rosas en el mundo"

un sentimiento tan fuerte, tan hondo que me ha emocionado, de verdad, esa frase hecha de versos me parece tremenda, encierra amor y tesón, fe...
Besos

Conciencia Personal dijo...

El estar en presencia arropa, el estar en ausencia resulta nostálgico.

Dejo un ramillete de rosas, besos, Monique.

Caminante dijo...

MIENTRAS HAY PRESENCIA NO HAY OLVIDO.

Hasta pronto: PAQUITA

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...