viernes, 26 de febrero de 2016

Velero de la renuncia


Ya no soy poeta. No sé adornar.

Este sufrimiento para todos los públicos.
Este movimiento de sombras en sol mayor.

Esta mordaza.
Estos ataúdes de juguete.

Este silencio de grito ahogado
que vale mas que mil palabras.

Solo finjo poesía
para correr la misma suerte
de quienes ya han perdido.
Para ser el blanco
de todos los disparos.

Asistir al entierro
de la pluma de la paz.
Traicionar lo que amo
por ponerme de parte
de cuanto que debe ser amado.

Y aprender a llorar.
No tengo suficiente
con estas horas de lluvia.

4 comentarios:

Isabel Martínez Barquero dijo...

¿Y qué es poesía? Creo que hay tantas definiciones de poesía como poetas.
En cualquier caso, ofreces sentimiento descarnado, emoción pura. ¿Poesía? ¿No poesía? Qué más dan los sesudos calificadores.
Abrazos, siempre.

Camino a Gaia dijo...

Quizá sea la renuncia a una poesía que huye del mundo, la negación de los fastos. La búsqueda de palabras para esos momentos en que el silencio no basta, mas bien hiere.
Un fuerte abrazo.

Isabel dijo...

Poesía o no, que yo creo que sí, a mí tus palabras me llegan tanto...

Abrazos.

Camino a Gaia dijo...

@Isabel La poesía, como todas, es solo una palabra. Un cántaro que llenamos o vaciamos con aquello que nos conmueve.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...