lunes, 4 de abril de 2016

Velero del infortunio



Nunca pensamos
que el infinito pudiera ser tan grande
que un dolor doliera a tal extremo
que las cuchillas no importaran.

Sabes que la noche
nunca ha denunciado un crimen
por eso estamos aquí descongregados
desunidos y dolientes
temiendo que la sombra nos señale.

Ya pensamos como suicidas
en esta asamblea de ausencias.

Tu decías que los ángeles no se rompen
yo decía que los niños
no saben nadar con alas.
Y la prensa...
bueno, la prensa no decía nada.
Vendía titulares y fotos.
Era un funeral de palabras.

Desde que todas las noticias se parecen
sé que la verdad está en lo que callan.
Solo desde el olvido
se puede hablar de lo que pasa.

2 comentarios:

Isabel dijo...

Y siempre la verdad callada.
¡Qué vacía me parecen las palabras enfrentadas a las tuyas!

Escribidor dijo...

Este poema también me lo he llevado al blog, con tu permiso

http://rincondelescribidor.blogspot.com.es/2016/04/veleros-de-nacanta.html

Gracias
Emilia OLiva

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...