jueves, 18 de agosto de 2016

Despierta Federico y no descanses las olas.


Quien pide el descanso de los muertos
pide que duerma la verdad,
que también fusilada
no despierte ni tampoco delate
la escoria en que chapoteamos.

Su memoria crece, se quiere recordar,
porque aunque quedaron en pie sus asesinos
la vergüenza y no la gloria los persigue.
Todos morimos. Pero somos lo que hacemos
y un poema puede sobrevivir
a quienes no tienen mas verso
que la espuma en la boca
y la gangrena en el aliento.

Con el paso de los años
la muerte nos iguala
y atravesado el trance
no importa quien antes murió
sino aquel cuya memoria dignifica.


A la memoria de Federico García Lorca.
España, con más de 114.000 desaparecidos, es el segundo país del mundo, tras Camboya, con mayor número de personas víctimas de desapariciones forzadas cuyos restos no han sido recuperados ni identificados

6 comentarios:

Isabel dijo...

Un placer leer palabras como piedras asestadas a quien las merece.
Poemas como los tuyos siempre sobreviven.
Un abrazo.

Anacanta dijo...

@Isabel Que recordemos al poeta como cantor de la vida y a los asesinos con su nombre, para de ellos defendernos.

mareva dijo...

Gaia... abres en la tierra el surco que ni la tierra pudo abrazar en su inagotable digestión fulminante de lo que ella nutre y aulla agogada por sus cauces. Pero tú vuelves a desnudar en su mano el verdugo silenciamiento que trato de mantenerla bajo tierra y en la sombra.
Es un arrebato leerte.
Perdona lo obtuso de mi comentario... son días extraños para mirar un horizonte. Pero tu poesía, es faro y hoguera, es más allá de la palabra.
Abrazo y salud.

Anacanta dijo...


@ mareva
Quien se esconde en la madrugada, en el uniforme limpio y la petulancia insigne, destruye lo que no puede arrebatar ni atisba siquiera a entender.
Permanece cree, pero solo como escombro que queda y ruina de futuro.

Abrazo y salud

Ariadna de Asterión dijo...

Gracias por ser sensible al poeta, y ese bello poema que homenajea su recuerdo imborrable.

Chitón dijo...

La palabra del poeta es nuestra memoria. Si no lo fuera estaremos perdidos para siempre. Gracias, Anacanta.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...