lunes, 3 de julio de 2017

Velero para el colapso


Entre el diluvio y el incendio
y lágrimas de lava quemando las espigas
entre el naufragio de ahogados en humo
la guerra lo explica todo y lo confunde.

La venganza de la Tierra es una ausencia
de bosques, ríos y criaturas
que supieron morir porque llorásemos
lo que debimos amar y defender
como sangre nuestra y beso suyo.

Tendremos otra vida en un instante del siempre
Te devuelvo aquí mis huesos
para el canto del humus esperando
alimentar la raíz con mi ceniza
y ser de nuevo crisol de pájaro
nido de nieve o rama caída.

Contigo, amor, no temo al caos,
tendremos siempre el gobierno de los besos.

2 comentarios:

Licaón dijo...

Me ha encantado... oscura, porque allí lleva la música, pero envuelves tu final que parece trágico con una aceptación redentora. Comienzas leyendo inmerso en un caos desolador para terminar conectado con un propósito en la vida y la muerte. Es genial =)

mareva mayo dijo...

Gaia, cuando te leo algo primitivo, remueve los puzzles en mi corazón. La herida de Ella, nos obligará a cruzar entre la vida y la muerte, para revivir en el humus qué sé yo qué conciencia que nos vuelva jauría.
Todo es tan extraño. Sólo los poemas se acercan a Ella, anudarse dentro la lágrima como un salto al abismo para desatar al nahual.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...