viernes, 17 de abril de 2020

Vida mas allá del signo.

Inventar una palabra puede suponer
transmutar un mundo,
guardar un secreto, pertrechar a un ángel,
cambiar de clase o romperlas todas
hasta que no quede sino ese desnudo que nos iguala.

Una palabra puede contagiarse
romper el aislamiento
derrocar un credo
y dormir en cada boca.

Y puede vivir mas que nuestra sangre
mas que una moneda o una deuda
mas que este mundo de signos aparentes
amarrada a ese significado que sobrevive al naufragio.

6 comentarios:

  1. Una palabra puede, también, ser escalofrío.

    ResponderEliminar
  2. Una pena cuando se escurren entre los ojos cerrados.

    Siempre que leo un poema tuyo, me quedo a reflexionar.

    Un abrazo,
    Licaón

    ResponderEliminar
  3. Tiene que haber mucha autenticidad y más sinceridad en una palabra inventada para acoger e invitar a ser acogidos. Fluyen tantas palabras hueras, tanta palabrería en nuestro entorno...Pero tu poema es preciso y me hace pensar más a fondo (gracias a la palabra oportuna)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces, es bueno dejar que la palabra te posea como un río aunque descubras la desembocadura como naúfrago.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...