jueves, 8 de abril de 2010

Anacanta



La poesía es un arma cargada de futuro. Para eso nació este blog. Merece la pena comprobar la verdad de unas palabras tan hermosas. Es posible que resulten no ser ciertas, que al final la poesía sea estiércol inútil y el tiempo nos empuje a repetir el dolor de un pasado que no supimos honrar. Para eso nació este blog, para la memoria. Porque puede que la poesía en sí misma, no resulte suficiente para evitar que triunfen las mismas mentiras o para afrontar una justicia donde la impunidad es mayor, cuanto mayores son los crímenes. Porque hoy siguen condenados al olvido, aquellos que buscaron la libertad y la dignidad de las que hoy podamos disfrutar, y que estamos abocados a perder si no reconocemos y honramos su origen.
Por eso hoy, he elegido la prosa, para evitar las metáforas que pudieran resultar cobardes y los eufemismos que colman la vergüenza.

No sé que pensaría Ana Lirola de todo esto. A veces hablo con ella en alguno de mis desvaríos, buscando quizás una locura que nunca llega, o que se me escapa en la escasa inspiración para un poema. Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.
He de reconocer sin embargo, que no todo es vergüenza en la justicia, de vez en cuando uno conoce personas valientes y ejemplares. Darío Fernandez se hizo cargo de la acusación particular del Caso Almería. No todos los abogados están dispuestos a comprometer su seguridad y la de los suyos, para ejercer en la defensa de víctimas de los desmanes de la Guardia Civil. Tuvo que ocultarse en una cueva durante un tiempo. Cuando la familia de Ana Lirola recurrió a él, ante la inoperancia de la guardia Guardia Civil y la desidia de los juzgados, ya se habían destruido buena parte de las pruebas. De nada sirvieron sus denuncias sobre la ocultación de pruebas y la exculpación de sospechosos por parte de la Guardia Civil. La impunidad se enseñoreó en todo su esplendor.
Hoy, al cabo de los años, los jueces que buscan la verdad, los que se atreven a dignificar la justicia, son juzgados por intentar investigar los crímenes del fascismo. Hoy se persigue a Baltasar Garzón, al único juez que ha intentado dar respuesta a víctimas de desaparición forzada y sus familias.
Ana Lirola fue violada y asesinada, no sé si antes o después de la dictadura. Lamento decir que para mí, los límites siempre me han parecido difusos. Llegar al gobierno democráticamente, es algo muy diferente a detentar el poder. Fue algo que experimentó el pueblo español en la Segunda República. Es algo que las democracias nunca deberían apartar de su memoria.

viernes, 2 de abril de 2010

Velero en los peces

Los mensajes publicados en un prisma,
una geometría sobre metamorfosis
de dimensiones inherentes al frío
o a la rabia. Tomar el pulso a la luna
y a través de una herida diagonal
sentir como laten las estrellas
y así entender la muerte y los ganglios.
Eso es viajar en el ritmo, aterirse
con la infancia diminuta de una hormiga,
no buscar semántica alguna en los peces
que danzan al unísono, solo temblar
al son de la coherencia que ha llegado
a quemar incertidumbre fugazmente.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...