sábado, 16 de abril de 2016

Velero de la triste guerra

Homs-Siria. Marzo 2014. Cordon Press
Mis derrotas están a la vista de todos
por eso no me reconoceis.
Paso a vuestro lado y soy invisible
como la primavera y la hermandad
que no buscais.
Soy la puerta que no habeis abierto
al agua de otros ojos.
Soy el dia que huyó del calendario,
la noche que se hizo eterna.

Yo presidí el dia que vosotros no erais comunistas,
ni anarquistas, ni titiriteros, ni refugiados,
ni mendigos, ni manifestantes, ni desahuciados.
Ese dia en que fuisteis serios y responsables,
cobardes e hipócritas.
Me habeis buscado y yo os he perdido.
Como Dios perdió la chispa del holocausto
y su pasión por la inocencia.
Yo fui el viaje al acuerdo y la palabra
que siempre dejásteis para mas tarde.

Todos llegan a mí cantando.
Yo reparto silencio y cobijo
bajo los edificios arrasados
de la ciudad bombardeada.

Yo soy el día que callasteis
soy vuestro futuro
soy la guerra.

2 comentarios:

mareva dijo...

ha sido un placer conocer tu palabra, porque agita y señala el aullido de la tierra, porque no me siento a salvo cuando te leo, sino siento el temblor del fuego y de lxs olvidadxs

salud

Anacanta dijo...

@ mareva
Nadie está a salvo. La vida es una novela de la que conocemos el final y en la que solo podemos cambiar la calidad del argumento. Morimos para siempre. Vivimos para que la vida permanezca.
Salud

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...